Keylor Navas no ha llegado al Real Madrid para conformarse con el banquillo