Kameni prepara los guantes para intentar parar al mejor Messi