Jugadores y afición sevillista bailan al son que marca el técnico Emery