Juande Ramos, fulminado en el CSKA