Joaquín tuvo que separar a los preparadores físicos de Betis y Celta tras una trifulca por la pérdida de tiempo