Joaquín no puede aguantarse la risa escuchando a Bartra hablar francés