La noche de Joaquín tras no poder dormir en Atenas: De los chistes al hambre de chucherías