De la ilusión de Jesús Navas con el liderato del Sevilla, al cabreo de la afición del Betis al ver la posición de su rival