Defoe pasa la noche en el hospital junto a un niño enfermo porque le pidió que no se fuera