Javier Hernández, ejemplo de superación