James alucinó con el traje bávaro de un alemán que le esperaba en su llegada a Múnich