James enamora a la afición madridista y convence a Zidane