James y Ramos hacen esperar al avión y a sus compañeros… ¡por jugar a la consola!