James e Isco dejan de ser suplentes pero tendrán que ganarse un puesto con Zidane