James y Cristiano, una carrera de similitudes