Jackson Martínez despierta de su letargo pero tampoco vio puerta frente al Celta