Los JJOO de Río siguen sumidos en el caos: Problemas de salubridad y seguridad