Italia habla de ridículo y apocalipsis: exjugadores, prensa y afición sienten vergüenza