Islandia y sus vikingos llegan a París recordando viejas victorias contra franceses