El momento de duda de Isco al enterarse de que era el descarte: no sabía si ir al vestuario o a la grada