Irina Shayk echa mucho de menos una cosa de España: la dieta mediterránea