Spalletti, entrenador del Inter de Milán, alucina con el ritual de concentración del Barcelona antes de los partidos