Indignación en el Sevilla con la final de la Supercopa: los sevillistas se niegan a ir a Tánger