Incredulidad y abrazos con desconocidos: así vivió la grada la remontada del Barça