Imagen poco habitual en el entrenamiento del Barça: silencio y ni una broma de los jugadores