Iker, en uno de los momentos más felices de su vida