Ibrahimovic, la gran duda para el derbi