Ibrahimovic echó la bronca a sus compañeros por no dejarle hacerse un selfie solo con el trofeo