Ibra, el trébol colchonero ante un buen Zaragoza