Hierro y Lopetegui tuvieron que poner orden ante la locura desatada por la 'Roja' en Krasnodar