Hablemos solo de fútbol: los jugadores están incómodos con el clima político en La Roja