Los ultras del Guimaraes reciben a los aficionados béticos con agresiones