Guardiola se vuelve a poner las botas en una pachanga con la prensa inglesa y se lleva la ovación de la grada del Etihad