Grupos ultras de Betis y Sevilla siembran el caos en una calle antes del derbi andaluz