Griezmann se reconcilia con el Metropolitano mientras ¿Simeone manda un mensaje oculto?