Griezmann, cuatro goles y cuatro celebraciones para dar miedo al Barça