Griezmann-Costa, la conexión infalible camino de Lyon