Miguel es ciego pero el no poder ver no le impide sentir el fútbol como nadie