Goteras en el Gran Canaria Arena durante un partido de Euroliga tras gastarse más de 50 millones en el pabellón