Gol y risas con Luis Suárez de un Piqué que se divirtió con la Supercopa catalana