Gerard Piqué, el único capaz de sacarle una sonrisa a Neymar