De Gea no pudo aprovechar la tanda de penaltis para resarcirse ante todas las críticas recibidas en el Mundial