Gareth Bale, ¿el próximo galáctico?