Gareth Bale, el fugitivo galés