¿Gafe contra flor? Klopp vs Zidane, dos maneras muy diferentes de superar una final