Fútbol y tatuajes, ¿cóctel peligroso?