Furgoneta personalizada y baño de multitudes: las vacaciones más mediáticas de Cristiano