Ni Fulham ni Pupas: el Atlético se ve campeón