Florentino bajó al vestuario tras el batacazo: no hubo bronca pero sí toque de atención