Florentino no está dispuesto a tirar la casa por la ventana por Cristiano